Yaiza

05.12.2016

Este fue el primer proyecto que hice de manera profesional y por cuenta propia, lo recuerdo con mucho cariño. Yaiza, una chica emprendedora, quería abrir su oficina y quiso contar con mi trabajo. 

En el local se hizo una zona de sala de espera separada por un mueble de la zona de consultas, ahí tapamos el hueco de la escalera con unas lamas de madera y poder ocultar así una zona de almacén con una solución económica. En una habitación contigua que estaba en desuso, al final ubicamos un despacho para reuniones más privadas. El resultado fue el de una oficina muy acogedora y de estilo nórdico-contemporáneo. 

Estado previo a la intervención

Resultado final